Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

el peso de las hojas

Hay hojas en el suelo. Creo habértelo contado antes, si no recuerdo mal, pero debo avisarte de nuevo. Debajo de ellas, todo termina pudriéndose. Por esa razón tienes que quitarlas. No me refiero a moverlas de un sitio a otro, no. Te estoy diciendo que las hagas desaparecer. De esta manera, lo que pueda quedar bajo ellas recibirá la luz…

que me he enamorado

—¿Me quieres? —pregunta siempre que vamos a algún sitio. —Mucho. Creo que lo hago desde el momento mismo en el que te conocí. Recuerdo ese instante. Me encontraba perdido en mitad de la noche. Te llamé y acudiste enseguida. Estaba borracho y, aun así, acertaste a saludarme, preocupándote por mí. Embargado por la tristeza, te dije que me sentía despechado,…

yo quiero el 1,15

Una empresa fabrica tres productos, empleando cantidades distintas de trabajo y capital en cada uno de ellos… Así comienza el enunciado de uno de los ejercicios prácticos que entran en las pruebas EVAU, para la materia de Economía de la Empresa. Y en tanto los chiquillos lo intentan resolver, tras las oportunas explicaciones, el docente transita por el aula, comprobando…

y veinte

—¡Y veinte! Abrí los ojos, dispuesto a encontrar a todos y cada uno de mis compañeros de clase. Don Matías nos había dado permiso para jugar un rato al escondite, mientras se echaba la siesta. —¡No salgáis del parque! —nos gritó al tiempo que se acomodaba en el sofá de la estación. En media hora abriría el museo y, tras…

zapatos

Había parado de llover y el aire era fresco. Lo vi al cerrar el paraguas. Caminaba de manera inusual en él, así que aproveché el encuentro para preguntarle. Tras el apretón de manos y las referencias obligadas a la familia, me interesé: —Me ha parecido ver que casi perdías el equilibrio ¿Alguna lesión? —¡No! En absoluto. Verás… —sonrió durante la…

circunstancias

Hans intenta dormir, aunque el billete Economy no da para mucho. El vuelo va para dos horas largas y, por fin, ha podido deshacerse del cinturón de seguridad. Resulta curioso cómo, en un tubo de no más de cincuenta metros de longitud, coinciden tantas vidas juntas y apenas es posible encontrar excusas para mantener una conversación. A Hans le pesan…

A %d blogueros les gusta esto: