Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

Un rastro imposible

John llevaba días pensándolo. Había recibido una oferta que le permitiría jubilarse si la aceptaba. John contaba con cincuenta años, de los cuales había cotizado treinta y cuatro. Comenzó descargando camiones para, más tarde, llevar la contabilidad en una oficina. Cambiaría por última vez de trabajo antes de los cuarenta y cinco. Habiendo pasado por banca y alguna que otra…