Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

la hoja Excel

Lucas abrió la hoja de cálculo e introdujo la fórmula que le indicaría su tiempo de vida restante. =VIDARESTANTE(vicios;desamores;edad;dinero;suerte) Pulsó «ENTER» y la celda tomó un valor inesperado. Sorprendido, bajó al bar y pidió un cubalibre. Después, otro y más tarde, otro. Antes de acabarse este último, llamó a Isabel, su primer amor. Se había casado con el chico popular…

espinas

A John siempre le gustaron las astillas. Solía buscarlas en los viejos tablones que su abuelo apilaba en el fondo del granero. Lo hacía de noche, mientras todos dormían. Se escabullía por la ventana de su habitación y descendía del tejado por el canalón, accediendo al interior del edificio. Una vez allí, se acercaba a ellos y deslizaba las palmas…

la reforma

Al finalizar sus estudios de Economía, Teo se enamoró de Lola. Y Lola le correspondió, en cierta forma, accediendo a salir con él. Jamás olvidará aquella primera vez. Apenas fueron dos semanas, pero nunca antes, nuestro amigo, pensó morir a cada instante. —Morir de amor, —decía con los ojos cerrados, mientras se pellizcaba el cuerpo con esas manos, incapaces de…

¡al cuerno las citas previas!

Tengo fecha para conocer a alguien. Será dentro de seis días y, de momento, se trata de una persona con edad comprendida entre los 35 y los 55, independiente y con varios fracasos matrimoniales a sus espaldas. La aplicación sólo garantiza el encuentro y el gobierno, para variar, se lava las manos ante las posibles consecuencias. Ni siquiera facilitan una…

la versión original

Con tan sólo dos años de edad, se cayó en el fuego. Sus padres recorrieron aterrorizados los cinco metros que separaban la cocina de la chimenea, temiéndose lo peor. El niño estaba intacto cuando lo sacaron de las llamas. De hecho, las únicas quemaduras las sufrieron ellos, sus padres. Necesitarían meses y varios trasplantes de piel para recuperar las manos.…

Sacadme de aquí

A Jonas le gustaba jugar con su imperdible. Lo había encontrado hace años, debajo de la cama y, desde entonces, no se había separado de él. Al principio, cuando Jonas poseía algo que deseaba conservar, lo introducía en el imperdible. Así fue como empezó todo. Primero, cosas pequeñas e insignificantes para la gran mayoría de nosotros. Pero, poco a poco,…

A %d blogueros les gusta esto: