Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

No entra

El niño sueña con la «mayoría» sin que pueda hacer nada por evitarlo. Se acostó con ello, rumiando entre cucharada y cucharada, con la mirada perdida en el santo de la tía Manuela. Lo trajo hace años, dice madre, cuando aún era pequeño. Y ahí ha estado siempre, en la estantería de los retratos. La «mayoría» ha decidido que el…

¿De dónde vienes?

—Las barbacoas, todas eléctricas. Como los coches y los patinetes. Como el amor cuando se entrelazan las manos. Como los primeros besos de entonces, antes de los veinte. El hombre resopla antes de proseguir el relato. Alguien, que parece estar al mando, aparta al gentío. Con ello intenta que tenga suficiente aire como para no marearse de nuevo. —Los tejados,…

La carga

Imaginen que el mundo estuviese, solo por un momento, dado la vuelta. No hablo de lo principal. Las (grandes) crisis seguirían existiendo y generarían ganadores y perdedores ¡Pero al revés! Solo hay que cambiar algunos elementos de la ecuación. Acompáñenme en la siguiente historia (ficticia): “Ante la brutal escalada de precios en los combustibles, el gobierno ha decidido rebajar 20…

El abuelo lo sabía

Con el tiempo los ordenadores dejaron de traer botones. Lo último en desaparecer fue el teclado. Alguien, lustros atrás, decidió eliminar, primero, los lectores de CD y DVD y, después, los puertos USB. El abuelo nos lo recordaba cuando contaba que un montón de idiotas acampaban en las tiendas de informática la noche anterior a la salida de un nuevo…

Lo importante

Era cuestión de tiempo que los homicidios cometidos por robots psicópatas aparecieran en escena. A finales de siglo, los autómatas se contaban por miles, así que la ley de los grandes números hizo su trabajo, produciendo el primer asesino en serie no humano. En un primer momento, la policía no las tenía todas consigo. No obstante, tras la tercera coincidencia,…

Bien seguro

Ya a Don Quijote le llegó la muerte «cuando él menos lo pensaba». Ni siquiera sus andanzas y locuras, por bienintencionadas que fueran, serían suficientes para contar con un supuesto «privilegio del cielo» que impidiera el fin de su propia vida. De buen grado conocía Cervantes que la existencia nace con el rumbo torcido en dirección al punto mismo en…

A %d blogueros les gusta esto: