Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

la tasa

Que los humanos emitimos CO2 a la atmósfera era algo que, tarde o temprano, iba a ser gravado por una tasa. Sin embargo, a ningún dirigente se le ocurriría llegar a ella desde la nada. Quiero decir con esto que no ocurrió de un día para otro. La historia, según cuentan, se desarrolló de la siguiente forma: Existió una pandemia…

Siempre lo tendrán

Las cartas que me escribía venían repletas de palabras. Eran enormes y redondas. Quise preguntarle el porqué en mitad de una conversación telefónica. Sin embargo, me resultó imposible. Cada vez que lo intentaba, escuchaba un silencio aún mayor, prometiéndome que las enviaría todas al colgar. Nadie me había escrito nunca tan redondo, en negrita y subrayado, sin justificar y con…

Volver

—Auguraba frío, pero esto… —pensé, al tiempo que encendía las luces de la sala de profesores, habitualmente desierta a primera hora. En estas fechas, viniendo de un parón largo como son las navidades, es normal encontrar el IES helado. A pesar de la temperatura, extremadamente gélida, abrí las ventanas para ventilar la sala. No tardé en acercarme a la mesa…

en los autos

De pequeño se ven las cosas tal y como son realmente. Justo como ahora. Otra cosa es que las recordemos grandes. A los siete años, el asiento de atrás del seat 124 era igual que el que he visto hoy en un desguace quebrado. Sin embargo, la memoria me traslada a un espacio amplio, en el que los pies apenas…

dispuesta

Suelo morderme la lengua. No me refiero a la virtud que poseen algunas personas, adecuadamente formadas, para encontrar el momento oportuno en el que rebatir las opiniones de sus interlocutores. La razón es más primitiva, obedeciendo a un desencaje temporal de mi mandíbula, provocado por alguna zona oscura de mi cerebro, situación que, a día de hoy, no cuenta con…

el peso de las hojas

Hay hojas en el suelo. Creo habértelo contado antes, si no recuerdo mal, pero debo avisarte de nuevo. Debajo de ellas, todo termina pudriéndose. Por esa razón tienes que quitarlas. No me refiero a moverlas de un sitio a otro, no. Te estoy diciendo que las hagas desaparecer. De esta manera, lo que pueda quedar bajo ellas recibirá la luz…

A %d blogueros les gusta esto: