Monthly Archives: marzo 2015

Muebles

Este sofá infinito que me utiliza cuando le conviene, que hasta me llama cuando voy a la cocina a por pastas y té. -¡No me dejes solo! -me grita desde el salón sin dejar de ver la tele. Vaya morro que le echa que me tiene secuestrada y ni al baño le gusta que vaya. Además, se ha aliado con…

Rubén

He metido el bocata de salchichón justo al lado del informe de resultados, a ver si se le pega algo de chicha. Este año hemos vendido menos que el pasado y mientras conduzco hacia la sede voy pensando que, en poco tiempo, yo seré pasado en la empresa. Así que al menos cuando esté recogiendo mis cosas, que no son…

TDC

Triloxis Dolesus Ciapromerum. No podía quitarme de la cabeza esas tres palabras desde que el doctor Perales las pronunciaba justo ahora hace dos días. Ya me esperaba algo malo cuando me adelantaron la cita para darme los resultados pero esto. Esto no. En la cita me indicaban que debía ir al pasillo dieciocho y aguardar a que me llamaran en…

Bares son amores

No tenía pensado ir. Incluso me había dicho a mí mismo que intentaría dormir todo el día y tener así una sensación parecida a la del uno de enero o a la de algunos domingos de hace muchísimos años. Todo lo contrario. El despertador del móvil me da un susto de muerte a las ocho de la mañana pero no…

Farlopa

Un monstruo verde me busca por la habitación. Tiene los ojos rojos y las pupilas muy negras. No son como las mías. Son como las habichuelas de los martes, que están malísimas. Menos mal que es mi habitación y me conozco todos los rincones porque ya llevo mucho tiempo jugando con mi hermana al escondite, por lo menos desde que nací…

Al fondo a la derecha

Todo el mundo se asustó cuando la puerta del bar se abrió de golpe. El resbalón hacía tiempo que estaba vencido y el tope tampoco funcionaba, por lo que la puerta de aluminio y cristal golpeó violentamente contra el tabique enlosado dejándonos a la vista un cuadro inigualable. Entre los que allí estábamos, muchos habíamos decidido parar a tomar un café…

Lizbeth

Me llamo Antonio y tengo treinta y cinco años. Conocí a Lizbeth hace dos y ahora sé muchas cosas de su vida. Ella tiene actualmente setenta y tres, es de aspecto jovial y viste de manera alegre aunque si algo brilla de veras cuando la miras son sus ojos. Te quedas atrapado en ellos intentando descubrir cuántas cosas han llegado…

A %d blogueros les gusta esto: