sobre la rana y el escorpión

Se acabó. Y…

volvieron las excusas, el llego tarde, me entretuve con un amigo, perdí el taxi, me llamó mamá, quise avisarte pero comunicabas, no vi el whatsapp, tuve que acompañarle, salí tarde del trabajo, olvidé la cita, extravié las llaves, me dijo que me quedara, no sabía qué hora era, imposible no aprovechar la oportunidad, me invitó al cine, es tan guapo, tenía que sentirlo…

—¿el qué?

—la entropía

—¿cómo?

—la vida. A pesar de todo.